jueves, 9 de marzo de 2017

TRABAJO EXTRA GRIEGO 2º BACHILLER

Tras el anuncio de la derrota, los atenienses celebran una asamblea
ἐν Αθήναις ἐλέγετο ἡ συμφορά καὶ ἐκείνης τῆς νυκτὸς(1) οὐδεὶς ἐκοιμήθη(2),πάντες γὰρ ἐνόμιζον πείσεσθαι(3) τοιαῦτα κακὰ ἅπερ ἐποίησαν αὐτοὶ ἄλλους πολλοὺς τῶν̔ Ελλήνων.τῇ δ ̓ὑστεραίᾳ ἐκκλησίαν ἐποίησαν, ἐν ᾗ ἐψηφίσαντο παρασκευάζειν αὐτοὺς τὴν πόλιν.
     (Adaptado de Jenofonte, Helénicas II 2, 3-4)
Notas: 1. ἐκείνης τῆς νυκτός: "aquella noche". 
2. Aoristo pasivo del verbo κοιμάω (con valor intransitivo). 
3. Infinitivo de futuro del verbo πάσχω.

lunes, 19 de diciembre de 2016

TRABAJO NAVIDAD TEXTOS GRIEGO 2º BACHILLER

TEXTO 1

Los atenienses se reconcilian, tras la tiranía de los treinta tiranos, exceptuando de la amnistía a los tiranos y a quienes colaboraron con ellos.
 Οἱ δὲ διήλλαξαν ἐφ´ᾧτε εἰρήνην μὲν ἔχειν ὡς πρὸς ἀλλήλους, ἀπιέναι δὲ ἐπὶ τὰ ἑαυτῶν ἕκαστον πλὴν τῶν τριάκοντα καὶ τῶν ἕνδεκα καὶ      τῶν ἐν Πειραιεῖ ἀρξάντων δέκα.
 Jenofonte,HelénicasII 4, 38
  ἐφ´ᾧτε : “en términos de”, “a condición de que.” 
TEXTO 2
 Sitiados y hambrientos, los atenienses hacen a Agis, rey de Esparta, propuestas de paz
ἐπεὶ δὲ παντελῶς ἤδη ὁ σῖτος ἐπελελοίπει,ἔπεμψαν πρέσβεις παρ´ Ἆγιν, βουλόμενοι σύμμαχοι εἶναι Λακεδαιμονίοις ἔχοντες τὰ τείχη καὶ τὸν Πειραιᾶ

 Jenofonte,Helénicas II 2 11
Τείχη: los muros largos que protegían Atenas y la unían al puerto del Pireo.

miércoles, 30 de noviembre de 2016

LOS ORÍGENES DE LA NAVIDAD

Existe una profunda semejanza de las fiestas de finales de diciembre y comienzos de enero con las de marzo, sin duda porque ambos meses, enero y marzo, han sido considerados por diversas culturas como inicio del año. Enero era el mes dedicado a Jano. San Paciano, obispo de Barcelona en el siglo IV, ya hablaba de mascaradas paganas que tenían lugar por estas fechas, diciembre y enero. Muchos Santos Padres condenaron estas fiestas paganas. Las Saturnalias o fiestas en honor a Saturno se celebraban entre los días 17 y 23 de diciembre. Las muy posteriores fiestas de los obispillos, el Bisbetó de Monserrat, la fiesta del Rollo, el obispo de los locos o el abat de los locos de los días 6 y 28 de diciembre, según los casos, que subsistieron en los pueblos españoles como residuos de aquellas Saturnalias, se celebraban también en las iglesias.
Hay referencias históricas de que en la Edad Media había grandes libertades en los templos. Por tanto, es muy probable que los Papas eligieran el 25 de Diciembre para conmemorar el nacimiento de Jesús con el fin de que los fieles cristianos se apartaran de las celebraciones paganas del solsticio de invierno.
La Navidad venía así a ocupar el lugar que todavía llenaban esas fiestas saturnales y otras propias del invierno en Roma. Reinando Constantino el Grande, la iglesia propuso que el 25 de diciembre se celebrara el nacimiento del Salvador por su coincidencia con la celebración romana del Sol Invictus.
En todo caso, en el año 345 d.c. el día 25 era fiesta de Navidad en Occidente.En Oriente, sin embargo, la celebran el 6 de enero, pero la influencia de San Juan Crisóstomo, padre de la Iglesia de Oriente y patriarca de de Alejandría, y de San Gregorio Nacianzeno, el teólogo, amigo de San Basilio, consiguió que adoptaran el 25 de diciembre.
De San Nicolás a Papá Noel
San Nicolás fue obispo de Mira, Licia en el siglo IV.
Probablemente asistió al Concilio de Nicea en el año
325 d.c. Sin embargo, sus reliquias parece que fueron trasladadas en 1087 a Bari, donde se conservan en un sarcófago del que emana un bálsamo al que se atribuyen efectos milagrosos. Universalmente reconocido como taumaturgo, se le aplican numerosas leyendas relacionadas con resurrección de niños y dotación de vírgenes. Una de ellas cuenta que una noche ,cuando trataba de transportar tres bolsas de oro hasta las tres hijas de un mercader arruinado, una de las bolsas cayó dentro de los calcetines que colgaban de la chimenea para secarse y que por eso desde entonces se cuelgan los calcetines en espera de regalos. El mercader, vecino suyo, había decidido prostituir a sus tres hijas porque no tenía dinero para la dote. La historia cuenta que el santo arrojó las limosnas discretamente por una ventana para librar de la deshonra a las tres doncellas.
Otra leyenda asegura que San Nicolás devolvió la vida a tres niños que habían sido descuartizados y puestos en salmuera por un terrible secuestrador caníbal .Su fiesta se celebra el 6 de diciembre y es el patrón de Rusia y de Lorena, y muy popular en la citada Rusia, Grecia, Italia, el Norte de Europa, Alemania e Inglaterra, donde ha sido asimilado a su Papá Noel, ese personaje legendario de barba blanca, vestido de rojo y con capucha, y a Santa Claus, denominación anglosajona de San Nicolás, y con funciones de protector y patron de niños. San Nicolás viaja por estas fechas a Holanda desde España en un velero y acompañado por Pedro el negro, una especie de Betama que decide qué niños merecen regalos y quiénes no.
En Estados Unidos, el sinter Klaas importado se convirtió en Santa Claus. En el Mediterranéo, San Nicolás sustituyó en las fiestas y creencias populares a Poseidón, rey de los mares y dios de los terremotos de la mitología clásica. Se le representa con orgamentos episcopales y sus atributos son tres bolsas de oro con las que libró de la prostitución a las tres doncellas, los tres niños resucitados y un ancla, como protector de los hombres de mar, pues estando en Palestina dicen que calmó una enorme tempestad.
Los Reyes Magos
El 6 de Enero, en Oriente sólo se celebraba la Epifania o Teofanía, es decir, las manifestaciones de Cristo (nacimiento, adoración de los Reyes Magos, bautismo)
En Occidente únicamente era la fiesta el nacimiento, el 25 de Diciembre. Con los años, Occidente adoptó la Epifanía y Oriente la Navidad. Según la tradición popular, tres magos, reyes de Oriente, tal vez de Arabia
Fueron a llevarle regalos a Jesús, recién nacido en Belen. Sus reliquias fueron descubiertas por Santa Elena y se veneran actualmente en la catedral de colonia, a cuyo obispo se las regalo el emperador en el
Año 1164.En España existe la costumbre de obsequiar a los niños con juguetes en memoria de los
Dones oro, incienso y mirra, mt 2:11.ofrecido por los Reyes a Jesús. En realidad, la fijación de la fecha de la Epifanía el 6 de enero se debe muy probablemente a cálculos relacionados con extrañas consideraciones sobre el solsticio de invierno y las fases de la Luna.
Algunos expertos consideran que influyeron en esta decisión las fiestas paganas saturnales que se extendian desde el 17 hasta el 23 de Diciembre y que alcanzaron gran importancia durante el Imperio cuando Domiciano las alargó hasta alcanzar esos siete dias. Los esclavos disfrutaban esos días de libertad.
La determinación del número de Reyes Magos, sólo tres, y de su procedencia se fue perfilando en la Alta Edad media. El rey negro aparece en el siglo XV.
En realidad, existen tres fechas en la tradición cristiana en las que se entregan regalos a los niños.
En los países mediterráneos,como Italia y España,se hace el 6 de Enero con los Reyes Magos en España y con la bruja Befana en italia,que entra sobre su escoba por la chimenea de las casas. Sólo hace regalos a los niños que se han portado bien.
En España se sacaban los zapatos o las botas al balcón para que los Reyes dejarán allí sus regalos. En Bélgica, Holanda y Francia lo celebran el 6 de Diciembre, día de San Nicolás, quién en Bélgica camina en un Burro. Y en el resto de los países occidentales son Santa Claus o Papá Noel quienes los reparten, pero el día 24 de Diciembre. Además, en el Norte europeo los niños cuentan con los gnomos.
En el mundo oriental es San Basilio el encargado de traer los regalos el día 1 de Enero.

martes, 10 de noviembre de 2015

FESTIVAL DE TEATRO GRECOLATINO DE SAGUNTO 2016

https://docs.google.com/document/d/1sSraV_eCy3Hyhij8G2jvmL07UC9UhcDUpCJ2aJeB4Mo/pub

Griego y Latín, ¿por qué?

30 sep 2012
Griego y Latín, ¿por qué?
E
l estudio del latín y del griego se ha justificado muchas veces por su probada capacidad para facilitar el aprendizaje de otras lenguas y porque el latín y el griego siguen de alguna forma vivos aún en nuestra lengua, de manera que conocerlos es conocer mejor y más profundamente nuestras propias lenguas.
En efecto, más de la mitad del vocabulario de, por ejemplo, el inglés —por no citar las lenguas romances— proviene del latín y del griego, y muchas categorías gramaticales —como el género neutro, los casos o el genitivo sajón— son más comprensibles si se tiene conocimiento de las lenguas clásicas por antonomasia. Entendemos mejor nuestras propias lenguas europeas si hemos aprendido que los sufijos –itis (renitis) y –algia (cefalalgia) designaninflamación y dolor respectivamente, que “recordar” significa literalmente “volver al corazón”, que “cosmético” es lo que se usa para poner orden en la cara (del griego kósmos, que significa, en una de sus acepciones, “orden”) o que “educar” significa “sacar adelante”. Asimismo, todo aquel que busca trabajo entrega su curriculum vitae; en las series policíacas se habla del rigor mortis del cadáver y del modus operandi del asesino; cuando uno quiere relajarse, acude al SPA, que no es otra cosa que “Salud Por medio del Agua” (salus per aquam); y es muy frecuente oír que un futbolista ha marcado un gol in extremis. Sin duda alguna, estos serían ya argumentos de peso para considerar cuando menos útil estudiar griego y latín. No obstante, me atrevería a decir que no son en absoluto las ventajas más importantes, pues son argumentos que supeditan el estudio de estas lenguas a otros fines y no destacan su valor por sí mismas.
La esencia de la educación debe ser una formación integral y una cultura general que permitan al alumno desarrollarse mejor como persona y, en un futuro, desenvolverse en la vida. ¿Por qué, si no, se estudian tantas materias en la ESO y, sobre todo, en el Bachillerato, en la fase formativa que debe alumbrar la vocación del estudiante? ¿Acaso todo lo que aprendemos lo aplicamos específicamente en nuestro día a día? Personalmente debo reconocer que no recuerdo ya para qué sirve una raíz cuadrada ni la tabla periódica; sin embargo, no reniego en absoluto de los conocimientos de matemáticas o de física y química que adquirí durante más de diez años, y ni mucho menos se me ocurre proclamar a los cuatro vientos que esas asignaturas no valen para nada porque no hayan tenido posteriormente presencia alguna en el ejercicio de mi trayectoria profesional. ¿Por qué, en cambio, los profesores de Griego y Latín tenemos que estar oyendo continuamente, incluso de boca de colegas, que nuestras materias no valen para nada? El físico Isaac Newton, considerando unánimemente como uno de los más grandes talentos científicos de la historia, escribió sus obras en latín, y no parece que sus extensos conocimientos de las lenguas clásicas mermaran en algo su potencial científico e investigador. Más bien, lo contrario.
Muchos conocimientos sirven para estructurar el pensamiento y ennoblecer el carácter. ¿Cómo no iban a ser útiles el griego y el latín, si en esas lenguas se compusieron las primeras obras de la literatura occidental, las que son la base de toda la posterior literatura occidental; si en esas lenguas se habló por primera vez de democracia, se discutió de libertad e igualdad, se establecieron las bases del derecho que ahora poseemos, se pusieron nombres a las distintas especies animales y vegetales y se dieron respuesta a muchas de las cosas que han preocupado a la humanidad?
Vivimos en una sociedad obsesionada con el utilitarismo y con la obtención de beneficios a corto plazo, y obviamente no critico ni lo útil ni lo beneficioso, pero la utilidad no debe medirse por la inmediatez de los resultados, sino por la durabilidad de
estos resultados y por la fortaleza de los conocimientos adquiridos. Lo verdaderamente importante es ser capaces de aplicar a la vida, no sólo en lo académico o profesional, todo lo aprendido en la escuela, para así tener una mente crítica y juiciosa, capaz de discernir lo justo de lo injusto, lo cívico de lo incívico, lo bueno de lo malo, lo útil de lo inútil. Por otra parte, los profesores de Griego y Latín, conscientes de la necesidad de adaptarnos a los tiempos, no nos quedamos atrás en las denominadas nuevas tecnologías y, por ello, son cada vez más las páginas web dedicadas al Mundo Antiguo, los blogs e, incluso, las asociaciones, como la Sociedad Española de Estudios Clásicos, con más de 6.000 socios, que utilizan facebook y twitter como foro de debate y de difusión de la cultura y lenguas clásicas.
Afortunadamente en países cuyos índices en resultados educativos son claramente superiores a los nuestros, el debate sobre la utilidad del griego y del latín ni siquiera se plantea. Elocuente ejemplo de ello lo tuve hace unas semanas en la XXXII edición del Certamen Ciceroniano de Arpino (Italia), el concurso de latín más importante del mundo, al que acudieron 291 alumnos de 17 países distintos ¡Cuál fue mi sorpresa cuando hablando con distintos profesores y alumnos —con algunos de ellos en latín, a veces la única forma de comunicarse— me entero de que en Bélgica se puede llegar a estudiar en el instituto seis años de latín, cinco en Alemania, Bulgaria, Hungría e Inglaterra, y siete en Italia! Para quienes no lo sepan, aquí en España, hoy por hoy, los alumnos pueden estudiar como mucho tres cursos de Latín y dos de griego, y sólo los que deciden escoger las ramas de Artes y Humanidades o Ciencias Sociales y Jurídicas. Se me ocurrió preguntar a una chica alemana de 17 años, que estaba en el concurso y que quería estudiar Medicina o Veterinaria, por qué había estudiado tantos años de latín y de griego (cinco y cuatro respectivamente), y ella, con cara de estupor, me contestó que no entendía muy bien la pregunta: “¿No era acaso lógico?”, me espetó. ¡Ah! El chico que ganó el concurso, también alemán, quiere estudiar… ¡Matemáticas!
A tenor de lo dicho hasta ahora, y dada la crisis que la Educación está sufriendo actualmente, no debería ser difícil justificar la importancia de ofertar Griego y Latín en todos los centros educativos —digo todos porque en alguno no se ofertan— e, incluso, de constituirlos como asignaturas obligatorias (como hace diez años) para todos los estudiantes, aunque fuera sólo durante un curso, pues de otra forma los jóvenes es muy difícil que puedan en algún momento de sus vidas iniciar el aprendizaje de estas lenguas por sí mismos. Como vemos, incluso desde una perspectiva meramente utilitarista, el estudio del latín y del griego resulta de provecho para la física, para la medicina o para las matemáticas… “Somos hijos de la civilización latina y nietos de la griega”, dice Ricardo Moreno Castillo de los clásicos, profesor, por cierto… de matemáticas, “depositarios por tanto de un inmenso tesoro de sabiduría y pensamiento que debemos conservar, porque sin él nunca entenderemos el presente. Y el valor de este saber es perenne, por mucho que evolucionen los tiempos, y tenemos la obligación de transmitirlo, como nos lo han transmitido todos los que antes de nosotros han amado la belleza, el pensamiento y la ciencia”.
Esteban Bérchez Castaño
Presidente de la Sociedad Española de Estudios Clásicos de Castellón y Valencia
(aparecido en el periódico LAS PROVINCIAS el 31 de agosto de 2012)